¿Es la carne adictiva?

¿Es la carne adictiva?
Estudio

¿Es la carne adictiva?

¿Es la carne adictiva? ¿Tienes la necesidad imperiosa de comer carne todos los días? ¿No puedes dejar de pensar en hamburguesas, filetes y otros productos cárnicos?

Tal y como se cita en este artículo de CINIB, mientras que la adicción a sustancias como el alcohol, la nicotina y otras drogas si que esta reconocida y tipificada, para la adicción a la comida, la comunidad científica no ha llegado a un consenso. Una parte de la comunidad científica no cree que exista adicción a determinados alimentos, mientras que otra parte considera que hay evidencias suficientes como para afirmar que existe la adicción a la comida, e incluso se han desarrollado test o cuestionarios psicológicos para evaluarla.

En este sentido, la escala de adicción a los alimentos de Yale (YFAS; Gearhardt, Corbin y Brownell, 2009) fue la primera medida diseñada específicamente para evaluar los signos de un comportamiento alimentario de tipo adictivo. El YFAS permite un examen más sistemático de la hipótesis de que los alimentos altamente procesados podrían desencadenar un proceso adictivo para ciertas personas.

Gearhardt, psicóloga clínica, que ayudó a desarrollar esta escala, señaló que al igual que los cigarrillos y la cocaína, los ingredientes de los alimentos procesados se derivan de plantas presentes en la naturaleza y de alimentos a los que se les retiran los componentes que ralentizan su absorción, como la fibra, el agua y la proteína. Posteriormente, sus ingredientes más atractivos se refinan y procesan para crear productos que se absorben con rapidez dentro del torrente sanguíneo, lo cual aumenta su capacidad para activar las regiones del cerebro que regulan la sensación de gratificación, las emociones y la motivación.

 

¿Y qué pasa con la carne? ¿Causa adicción?

Varias razones apuntan a que, efectivamente la adicción a los alimentos puede ser una patología nueva, ya que presenta similitudes con otras adicciones Cambios biológicos basados principalmente en modificaciones del circuito de recompensa cerebral , como en los alimentos muy palatables, como los ultraprocesados. Aunque la ingesta de alimentos y el peso corporal están bajo regulación homeostática, cuando alimentos altamente sabrosos disponibles, la capacidad de resistir la necesidad de comer depende del autocontrol.

¿Pero la carne causa adicción? Pues la verdad es que no se encuentran demasiados informes al respecto. Si existen algunas conclusiones a nivel individual, como las de el Dr. George D. Pamplona-Roger. En su libro Food that Heals, afirma que la sensación de debilidad, de privación o de que falta algo al dejar de consumir carne, se debe a una sustancia presente en ésta llamada hipoxantina, de características similares a la cafeína.

La hipoxantina es una purina de acción estimulante, presente en las células musculares de la carne. Cuanto más madura la carne, más aumenta la concentración de esta sustancia.

Esta sustancia junto con otros ácidos presentes en la carne como el inosínico y guanilico, poseen una estructura similar a la teobromina presente en el cacao y la cafeína del café y otras bebidas, ejerciendo los siguientes efectos en nuestro organismo: Estimulan el sistema nervioso central, produciendo una sensación de vitalidad y energía, muchas veces aparente y transitoria. Causan adicción, es decir la necesidad de seguir consumiéndola para no tener sensación de privación.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.