¿Cómo afectan los petardos a los animales?

¿Cómo afectan los petardos a los animales?
Animales

¿Cómo afectan los petardos a los animales?

Son varios los estudios que afirman que más de la mitad de los perros que conviven con nosotros sufren ansiedad y malestar ante cohetes y petardos.  Algunos pueden incluso llegar a sufrir un infarto con consecuencias fatales. 

Este pánico se debe a que los perros no tienen la capacidad de racionalizar la ansiedad, como podría hacer una persona, por lo que sufren de una manera mucho más intensa. Así lo afirma el neurobiólogo especializado en comportamiento canino Gregory Berns.

Los perros tienen el sentido del oído más desarrollado y  perciben los sonidos con con una intensidad bastante mayor si lo comparamos con los seres humanos. Hay que tener en cuenta que los perros son capaces de oír hasta los 60.000hz, mientras que nosotros no oímos nada a partir de 20.000hz. 

Muchos gatos también sufren en festejos y épocas navideñas. Los felinos son animales de rutinas y de tranquilidad. y algunos de ellos al oír ruidos fuertes pueden llegar a sentir miedo y estrés. El miedo en los gatos es primitivo, y apela a la parte menos consciente de sus sentidos. Todo lo que les sorprende, es en sí mismo una amenaza para ellos. 

 

¿Cómo podemos ayudar a perros y gatos?

Nosotros como «familia», podemos ayudar a los perros y gatos de la casa. Por supuesto, es imprescindible hablar antes con el veterinario para que nos recomiende como proceder ante la pirotecnia y los petardos. En los casos más graves, estos profesionales pueden incluso aconsejar feromonas o catnip.

Igualmente, hay algunas pequeñas rutinas que pueden minimizar el daño que pueden sufrir gatos y perros en estas fechas:

  1. Minimizar el ruido del hogar en la medida de lo posible, cerrando persianas y ventanas. Lo que nos hará también ahorrar en calefacción.
  2. Crear un refugio a modo de «madriguera». Esto lo podemos hacer en una parte de la casa donde el animal pueda tener acceso las 24 horas. Puede ser una manta o incluso una caja si se siente cómodo en ella. 
  3. Estar tranquilos. Si nosotros nos ponemos más nerviosos cuando hay lanzamiento de petardos, el animal lo puede notar y puede estresarse aún más.
  4. Podemos hablar o acariciar al perro o gato si éste así lo desea. Tampoco hay que forzar la situación, ni coger al perro/gato si no lo desea.
  5. Distraer al animal jugando con éste si es posible.

 

Los petardos no solamente asustan a los animales

Además de a la fauna urbana y a los animales domésticos, existen miles de personas con ligirofobia, así como personas afectadas de autismo o problemas de conducta que sufren de manera extrema cuando se encuentran en una zona de explosiones.

La ligirofobia es un miedo irracional a ruidos fuertes, agudos, normalmente repentinos, como los de las explosiones. Las personas que sufren esta fobia no pueden soportar el estallido de un globo, de petardos, cohetes, etc.

Así que si eres un amante de los petardos y estás leyendo este artículo, te pediríamos que te pongas en el lugar de animales y personas que sufren. Unos minutos de tu diversión pueden ser fatales para otro ser vivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.